DESDE SUECIA: MÓNICA

Estimado Gonzalo:

Mis felicitaciones por la interesante idea de recolectar material sobre recuerdos de tu abuelita.

Una gran  mujer que nos ha dado a todos los chilenos un ejemplo de valentia y fortalesa razon por la cual su historia debiera ser escrita para que a futuro su trabajo, su compromiso social y su valentia sea conocida por nosotros y las nuevas generaciones.

Yo, nunca tuve la posibilidad de estrechar su mano pero, siempre senti una gran admiracion como la que se siente por el compañero Presidente y por todos ustedes como familia por lo que representan para nuestro pais.

El dia que en Suecia escribi un trabajo llamado: “Estudio sobre la mujer chilena” Su rol en la familia y la experiencia del exilio” la unica foto que tiene en el interior es justamente de tu abuelita acompañada de un corto texto que dice” Hortensia Bussi de Allende ha sido una de las chilenas que ha vivido en su total magnitud la tragedia del exilio”. 

La foto pertenece cuando ella visito Gotemburgo Suecia al Comite Latinoamericano de Mujeres.

  meme-suecia.jpg

Al escribir este trabajo busque material sobre mujeres a la altura de tu abuelita pero no es facil encontrar ya que la historia las ha olvido y por tal razon encuentro que es de suma importancia la tareas que has comenzado al recopilar material sobre ella para que la gente pueda conocerla a traves de las experiencia recopiladas.

En Estocolmo vive mi profesora de Historia, tambien exiliada y ella compartio mucho con tu abuelita en Mexico razon por la cual le pedire que escriba sus recuerdo y yo te los puedo enviar por internet ya que ella es de la generacion que no utiliza la computadora.

Mis mas calidos y respetuosos saludos

para tu abuelitay un afectuoso saludo para ti.

Monica Cambiazo

Gotemburgo- Suecia 

Anuncios
Published in: on 30 agosto 2007 at 1:02 am  Comments (2)  

Si el bombardeo a La Moneda fue una cobardía, ¿cómo se puede calificar el de Tomás Moro?

Leí un comentario en el Blog  de mi Abuela, de Manuel Céspedes y no pude evitar de compartir con ustedes experiencias dolorosas, que deben ser difundidas  – no con el fin de fomentar odio –   algo que desde siempre nos enseñó, no odiar a nadie, la idea es que las experiencias dolorosas se sepan para que nunca más se vuelvan a repetir.   

Una de ellas, fue en parte lo que vivió mi abuela  aquel 11 de septiembre, en el cual mi abuelo, aún creyendo que al menos parte de las FF. AA. y de Orden serían leales, no a él, sino a la democracia,  le aconseja a mi abuela que se quede en Tomás Moro, residencia oficial de los presidentes.   

Cuál sería la sorpresa cuando se escucharon, esto lo supe por varios por de los guardaespaldas que se quedaron con mi Abuela, cuando se comenzaron a escuchar los rugidos de aviones de la Fuerza Aérea que pasaban volando bajo en la zona donde se encuentra la residencia de Tomás Moro.    

La sorpresa mayor de los amigos del GAP (Grupo de Amigos del Presidente)  bautizo que paradójicamente  le dio la Derecha  a jóvenes que se ofrecieron voluntariamente a cuidar la vida de un presidente, que por cierto sí sufrió atentados.   

Y cerca de las  once la mañana sin previo aviso, comenzó el bombardeo a la casa donde estaban un puñado de integrantes del GAP y la Primera Dama,  quién me contó alguna vez que sintió  que se salvó por milagro.   

bombardeo-la-moneda.jpg

Los mismos aviones que bombardearon La Moneda.

¿Era un peligro militar mi abuela sola en Tomás  Moro?  Claro que no.  Algunos podrán pensar que en aquella época se cometieron errores y desde luego que fue así, pero sobre todo horrores como el bombardeo a Tomás Moro.   

Era una casa muy agradable, esencialmente una Residencia donde compartíamos la familia, y también una lugar de trabajo y múltiples reuniones. Tengo gratos recuerdos de aquella casa, donde como niño jugaba entre medio de muchos adultos que a veces compartíamos momentos familiares y las más de las veces ocupados en reuniones, por lo tanto compartiendo con gente del servicio, los perros que allí estaban, o personal del GAP. 

Y por supuesto muchas con mi abuela, aunque también fue una Primera Dama muy ocupada.   

en-tomas-moro-con-la-familia.jpg

Allí estamos gran parte de la familia, el más pequeño soy yo.

Por suerte ella salió ilesa de aquella situación vergonzosa, traumática, y con su acostumbrada entereza se sobrepuso a esos días tristes de nuestra historia.       

Nos encontramos dos días después en la Embajada de México, país que fue el primero en brindarnos asilo, que de hecho nos rescató de los diversos lugares donde tuvimos que  – la familia Allende –   refugiarnos, y ser rescatados gracias a la audacia de su embajador Gonzalo Martínez  Corbalá y su país luego nos dio, como a miles de chilenos exilio y la oportunidad de iniciar una vida nueva con una solidaridad permanente.

 gonzalo-martineza-corbala.jpg

 Ex embajador de México, Gonzalo Martínez Corbalá.

Hace algunos meses atrás reinauguramos el Escudo Nacional que estaba a la entrada de la Residencia de Tomás Moro.  Fue una acción conjunta entre Francisco Prat (nieto del general Prat), mi madre y el Comandante en Jefe de la FACH, yo lo veo como un paso en el reencuentro entre todos los chilenos y chilenas.   escudo-inaugurado-en-1972.jpg                           

 Mi abuelo, inaugurando el mural en 1972.      

  

Mi abuela me comentó que ese evento la tenía contenta, aunque ella no pudo asistir. 

diputada-isabel-allende-reinagurando-el-mural.jpg 

Mi madre, Isabel Allende, reinaugurando el mural.  

Terminado el acto  pudimos visitar Tomás Moro por dentro, y allí se me revolvieron los sentimientos y las sensaciones. 

Si bien era un momento de reencuentro con la historia, era con un sabor agridulce.  Dulce porqué  es un paso más de reencuentro cívico-militar.  Agrio porque viendo aquella casa, ahora con ojos de adulto lo que vi como niño, una residencia enorme, que ya no me pareció tal, me pareció inconcebible que alguna vez fue bombardeada  con mi abuela adentro.  Deberían los nuevos cadetes de las Fuerzas Armadas conocer este episodio para distinguir entre lo que realmente es valentía y cobardía.   

Por suerte, creo ser un buen alumno de mi Abuela y haber aprendido a no tener odio por lo que pasó, sí Justicia, pero no odio.    

Saludos      

Gonzalo

tenchadellande@gmail.com  

Published in: on 27 agosto 2007 at 8:22 pm  Comments (16)  

COMO HOY NADIE SE ANIMÓ… LO HAGO YO.

Admiro a mi abuela por muchos aspectos, uno de ellos es su lucidez a sus 93 años.   Hoy almorzamos con mi madre, Isabel Allende (la diputada), mi hermana Marcia y mi tía Carmen Paz.  Me preocupé de llevarle el saludo que desde la mañana me había encargado de felicitaciones a Faride Zerán, por su Premio Nacional de Periodismo. 

 faride.jpg

Curiosamente, mi saludo que lo redacté con mucho cariño, tuvo un papel secundario, cuando me enteré que en el transcurso de la mañana ya la había llamado por teléfono, por ende felicitado y quedaron de verse.

Pensé para mi adentro: “Así es mi abuela, ejecutiva, rápida e inteligente”.  Me sentí muy orgulloso.  Me quedó el consuelo que Faride me confirmó que había recibido el e-mail con el saludo de mi abuela.

imagen016.jpg 

Con sus hijas, mi tía Carmen Paz y mi madre Isabel.

Cuando uno piensa como será la vida de uno a los 93 años, suele reflexionar: “mejor no quiero llegar a esa edad…”  pero mi abuela es  un ejemplo viviente de que se puede compatibilizar  ser activa, a la vez que pasarla bien en convivencias familiares.

Saludos

 meme102-1.jpg

 ¿Quién dijo que alguna vez se deja de ser niña?

Gonzalo 

tenchadeallende@gmail.com

Published in: on 24 agosto 2007 at 4:27 am  Comments (2)  

PRESENTACIÓN DEL BLOG

meme054.jpg

Mi nombre es Gonzalo, actualmente tengo 42 años y mi abuela 93, por lo tanto hay 51 años que no he vivido con ella y que me gustaría conocer y muchos donde yo ya existía pero que no los compartimos por sus constantes actividades como compañera de campañas electorales, defensora de la democracia alrededor del mundo, Primera Dama, entre otras muchas.

Por eso busco compartir experiencias, vivencias, impresiones para conocerla aún más, como persona, mujer y política defensora de los Derechos Humanos. 

Ojalá te animes a compartir, hoy en día es lo que más nos falta en este mundo individualista, y creo que las experiencias y recuerdos son finalmente para hacerlos colectivos. 

Saludos

 con-el-abuelo-2.jpg

 Gonzalo

tenchadeallende@gmail.com

Published in: on 22 agosto 2007 at 11:10 pm  Comments (13)